Beatriz Buesa
Col. Nº AA00452

Cita previa
637.868.811

Psicología 
Transpersonal. 
Beatriz Buesa

La felicidad no está en el cielo, está en el corazón (Buda)

ENFOQUE HUMANISTA

Desde esta visión, el terapeuta no se dirige al cliente como si fuera superior, ni como alguien que le va a decir que tiene que hacer y cómo. La visión terapéutica es de acompañamiento. La clave es ayudarte a superar y sanar aquello que te está impidiendo sentirte vivo, alegre y confiado.

ENFOQUE TRANSPERSONAL

Este enfoque pone la atención es apoyarte a ser tú mism@. Ayudarte a cumplir con su misión de vivir, a alinearte con su propósito personal. Para ello, hay un trabajo de conocer y soltar las expectativas ajenas. Y fortalecer lo que es verdadero y genuino en ti. Ir más allá de tu ego, para ser feliz.

ENFOQUE SISTÉMICO

 El primer sistema al que pertenecemos es la familia, y más adelante vamos formando parte de otros sistemas, A través de nuestra vida, tenemos la oportunidad de resolver, los asuntos pendientes de nuestro sistema, y con ello ganamos fuerza, madurez y nuevas oportunidades.


Una interesante visión de la psicología que comparto:

Es obvio que el trabajo de psicoterapia exige un alto grado de responsabilidad y compromiso.

 Uno no se prepara en cinco años, uno no se prepara con un doctorado, porque así solo ha adquirido conocimiento académicos, los cuales no son la curación. La verdadera preparación es el camino, y el camino es la vida misma. No se puede estudiar para persona. No se estudia para dejar de tener conflictos y sufrimientos. Hay que hacer un gran trabajo en lo personal. 


Pues lo central de un terapeuta es que tenga presencia y que sea congruente, que no resulte un fraude. Estando presente reconoce el camino que el otro va a comenzar como un guerrero de la vida. El terapeuta es como un viejo que ya recorrió el camino, y esa es una actitud que no se puede transmitir en palabras. La presencia misma son las arrugas que tiene, las heridas cuyas cicatrices son visibles para el paciente. 


La presencia da confianza y da la posibilidad de continuar, de saber que uno va bien.  Porque al entrar en una psicoterapia profunda, la única curación que uno puede brindar es que uno ha reconocido el sufrimiento de uno mismo, el dolor en uno mismo y los ha trascendido. Entonces, está bien dominar una técnica, está bien haber realizado un aprendizaje intelectual y formativo, pero un buen terapeuta debe soltar los instrumentos, debe arriesgarse a soltar la técnica y a apoyarse en sí mismo.


La técnica no cura, quien cura es la persona.

Guillermo Borja



Este año cumplo 20 años dedicada a la terapia, y he visto que es el campo que se crea entre el terapeuta y el cliente, el que permite que el dolor se transforme en fuerza, el miedo en presencia, y los obstáculos en aprendizaje.

Cuando la Terapia se enfoca en dejar el pasado en el pasado, mirar hacia la Vida, en realizar nuestro propósito de vida, y conectar con la grandeza que llevamos dentro, el efecto es realmente transformador.

Cada dia compruebo la magia de la terapia, y veo como la relación terapéutica es un espacio que facilita el ir conociendose, con aceptación y comprensión, y dar pasos hacia adelante, hacia la vida.