Beatriz Buesa
Col. Nº AA00452

Cita previa
637.868.811

Psicología 
Transpersonal. 
Beatriz Buesa

La felicidad no está en el cielo, está en el corazón (Buda)

Blog

LEALTAD FAMILIAR. LIBERTAD INDIVIDUAL

Publicado el 21 Ee diciembre Ee 2018 a las 6:00

LEALTAD FAMILIAR. LIBERTAD INDIVIDUAL


Se denomina Lealtad Invisible a aquella lealtad consciente o inconsciente hacia un ancestro o familiar que nos impulsa a repetir una conducta de un modo ciego, sobre el que no tenemos el menor control.


 

Da lo mismo si esa persona ha muerto hace mucho o poco tiempo, si sigue viva, si nos caía bien o mal, si tuvimos mucho o poco contacto con ella, si sabemos algo de su vida… la lealtad a ese familiar, que vivio algo duro o no resuelto, nos impulsa a repetir conductas que esa persona llevaba a cabo, o lleva aún a cabo en su vida si sigue con vida… e incluso muy habitualmente nos hace repetir literalmente, su vida entera como si fuera una gran historia que se perpetúa.


Esta lealtad se graba cuando somos niños, y nuestra alma capta con absoluta nitidez toda la información familiar. 



Por ejemplo, una mujer fué infeliz en el amor y sus hijas repiten esa infelicidad con recurrentes fracasos en su vida de pareja. El mensaje de la lealtad es el siguiente: si mi madre no fué feliz, nosotras no tenemos derecho a serlo.



Un hombre muere prematuramente de manera brusca y alguien, quizá nosotros, sufrimos un acciente o fallecemos en el aniversario de su muerte décadas despues (Síndrome de Aniversario).


 

 

El inconsciente lo sabe todo. Guarda la memoria de toda la historia familar.



Importa realmente poco lo que tu consciente piense al respecto… es tu inconsciente el que tiene el control de la situación. Todo el control, incluso aunque tu pienses y opines todo lo contrario.


 

Si hubo crímenes, abandonos, infidelidades, traiciones o graves atentados a la dignidad de las personas, tu inconsciente lo SABE TODO.


Lo que se ha visto es que lo que una generación deja sin resolver, será la siguiente la que inocente e inconscientemente, trate de resolverlo; así queda atrapada en temas o asuntos que no son en realidad su responsabilidad. Existe una transmisión transgeneracional de los problemas familiares que a veces crean una cadena de situaciones difíciles o trágicas.


 

Los asuntos no resueltos de los sistemas familiares en generaciones anteriores y las injusticias cometidas dentro y fuera del sistema familiar pueden inconscientemente, afectar la vida de las familias manifestándose en alguno o varios miembros del sistema, enfermedades inexplicables, depresiones, suicidios, relaciones conflictivas, trastornos físicos y psíquicos, dificultad para encontrar pareja, para prosperar, comportamientos conflictivos, etcétera.



 

Por ejemplo, un hombre adúltero, maltrata y humilla a su mujer y alguien tendrá que pagar por ello. Posiblemente un nieto o descendiente llevará una vida de infelicidad o sufrirá adulterios y humillaciones constantes de las mujeres y parejas, para compensar el maltrato que su ancestro realizó a la abuela y a otras mujeres.


 

No sirve de nada vivir de espaldas a estos problemas, porque de todo aquello que no nos hagamos responsables se tendrán que encargar otros, nuestros descendientes, nuestros hijos, sobrinos, nietos.



Nada escapa al orden del sistema, y el orden incorpora Justicia.


 

No obstante, el mismo amor que enfermó, cuando se vuelve consciente, es el que posee la fuerza y sabiduría de la solución; las lealtades invisibles emergen durante la configuración de las Constelaciones Familiares.


Se busca en el sistema a las personas excluidas, las olvidadas, las difamadas, las no honradas, las tratadas con injusticia, las que se fueron para ceder su espacio a otras y las que sufrieron vidas particularmente difíciles.


 

Algunos justifican su negación a tomar con el reproche de que aquello que se les ofreció y se les dio no fue adecuado ni suficiente. Otros justifican el no tomar con los fallos del que da. El resultado, sin embargo, siempre es el mismo: los que así actúan se quedan inactivos y vacíos.



El efecto contrario lo podemos ver en aquellos que logran tomar a sus padres tal como son, tomando de ellos lo que les den.


 

Este tomar es experimentado como un continuo aporte de energía y de felicidad.


 

De esta manera se les capacita para tener también otras relaciones donde puedan tomar y dar mucho.


Cuando podemos mirar de frente a ese ancestro, o esos ancestros a los que somos leales, honrando su destino y su vida, se abre la posibilidad de recibir su bendición para seguir nuestro camino, y tener aceso a la libertda de vivir nuestro propio proposito de vida.


La libertad es una conquista, es el resultado de mucha humildad, respeto y aceptación.



Si deseas tomar conciencia, liberar y honrar tu sistema familiar, tomando la fuerza, el amor, el coraje y la sabiduria que ha dejado en ti todo ello, puedes hacerlo en este taller de Constelaciones, el 19 de Enero.




 

 

Categorías: Ninguna

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

0 comentarios