Beatriz Buesa
Col. Nº AA00452

Cita previa
637.868.811

Psicología 
Transpersonal. 
Beatriz Buesa

La felicidad no está en el cielo, está en el corazón (Buda)

Blog

ARTICULOS, EVENTOS Y EJERCICIOS 


ver:  todos / resumen

EJERCICIO. APERTURA A LA VIDA

Publicado el 30 Ee septiembre Ee 2018 a las 14:40 Comments comentarios (0)


1. Nos sentamos derechos en el borde de una silla, exhalamos profundamente por la boca e inhalamos profundamente por la nariz. Mantenemos los ojos abiertos y repetimos esa respiración dos veces. Después cerramos los ojos y respiramos con normalidad. Nuestras manos están abiertas apoyadas en nuestros muslos con las palmas hacia arriba.



2. Lentamente estiramos los brazos y las manos hacia delante, yendo hacia alguien. Nos mantenemos sentados y derechos, sentimos como nuestra espalda se yergue cada vez más cuanto más estiramos los brazos hacia delante. En nuestra imaginación estiramos los brazos hacia nuestra madre.



3. Mientras nos mantenemos en esa posición tomamos conciencia de cuántas maneras diferentes nosotros en nuestra vida nos hemos alejado de otros en lugar de habernos dedicado a ellos. Permanecemos en esa posición aunque en ese instante pueda resultarnos difícil. Movemos nuestros brazos y nuestras manos abiertas más hacia delante y conservamos nuestra espalda derecha.



4. Lentamente y con cuidado abrimos los ojos. Sin movernos percibimos nuestro entorno como un todo y como un todo nos entregamos a él hacia delante, hacia la derecha y la izquierda y también hacia atrás.



5. Abrimos nuestros oídos, listos para oír todo y a todos, oír lo que otros nos quieren comunicar y junto con ellos nos descubrimos atentos a nuestra madre y a muchas personas más, con amor y esperanza, dedicados y uno con ellos.



6. Volvemos a hacer tres respiraciones profundas. Primero exhalamos y luego profundamente tres veces inhalamos y exhalamos. Permanecemos erguidos, con la espalda derecha, sentados y levemente inclinados hacia delante.



7. De pronto nos sentimos unidos a muchas personas de un modo distinto, con los ojos bien abiertos y fulgurantes y los oídos bien abiertos, sentimos que estamos atentos a ellos pero de un modo distinto. También en relación con aquellos con quienes estamos unidos por nuestra profesión y nuestra empresa.


¿Qué sucede ahora con nuestro éxito? ¿Falta mucho para que llegue? ¿Qué sucede con nuestra alegría y nuestra felicidad? También ellas vuelven su mirada hacia nosotros, como nuestra madre.



LA MADRE DESDE LA VISION SISTEMICA.

Publicado el 30 Ee septiembre Ee 2018 a las 14:35 Comments comentarios (0)


La madre no solamente representa la vida. Ella fue nuestro mundo durante nuestros primeros meses de vida. Nos dio su calor, alimento, seguridad y amor. Antes de nacer, ya teníamos establecido un vínculo con ella. Después de nacer, ella siguió siendo nuestra unión con el mundo, y la relación más importante en nuestros primeros años de vida.


Al sanar y mejorar la relación con nuestra madre, mejoramos también muchos otros aspectos de nuestra vida: las relaciones en general, y con la pareja e hijos de manera particular, la profesión, la abundancia, el éxito, el dinero, la salud, nuestra relación con la comida, etcétera.



El primer y decisivo éxito para nosotros fue nuestro nacimiento. Lo logramos de la mejor manera y la más amplia cuando debimos salir a la luz por nuestros propios medios y el nacimiento ocurrió sin intervención externa. Aquí debimos demostrar por primera vez nuestra capacidad de imponernos. Este éxito seguirá repercutiendo por el resto de la vida. De esa experiencia obtenemos la fuerza para más tarde poder imponernos con éxito.





El 20 de Octubre, en Vitoria-Gasteiz, tienes la oportunidad de trabajar y sanar asuntos pendientes en el vinculo con tu madre, en un taller de Constelaciones Familiares con el apoyo de Somatic Experiencing.

HORARIO: DE 10 A 14 Y DE 16 A 20H.

APORTACION: 85€

INFORMACION E INSCRIPCIONES: 659.42.59.01 (Violeta)


LUGAR: CASTILLO DE QUEJANA, Nº9, SALA 15. VITORIA-GASTEIZ



Puedes practicar con este ejercicio que propone Bert Hellinger.

Cerramos los ojos e imaginamos que nuestra madre se encuentra a unos diez pasos de distancia. La miramos a los ojos y conectamos visualmente con ella (si nuestra madre ya falleció, realizamos el ejercicio igualmente, imaginándola). La imaginamos mirándonos con amor, y avanzamos paso a paso hacia ella, muy lentamente, sin perder el contacto visual. Un paso, otro paso..., vemos hasta dónde podemos avanzar.


 

Puede que durante el camino surjan enfados, reproches, imágenes negativas del pasado, de aquello que me hizo o que no me dio. Puede que me quede parado y no sea capaz de dar un paso más, pero ahora soy adulto/a, y tengo la capacidad y la voluntad de seguir hacia adelante, y superar esas dificultades que en su día no pude superar. Lo que ella me dé ha de ser suficiente para mí. Lo que no encuentre en ella, lo buscaré en la vida.



Y voy avanzando. Quizá puedo llegar hasta ella, abrazarla y tomar todo lo que ella me da. Quizá no llego y me quedo en el paso 4, en el 6. No importa, no me voy a juzgar. Si me quedo por ejemplo en el paso 6, soy consciente de que tengo un camino avanzado, aunque todavía he de trabajar un poco más en mi unión hacia ella.


Puedes hacer el ejercicio las veces que quieras. Es una toma de concencia de donde estas en cada momento.


Suerte!



LA BUENA AYUDA (BERT HELLINGER)

Publicado el 16 Ee septiembre Ee 2018 a las 10:15 Comments comentarios (0)


LOS ORDENES DE LA AYUDA

Ayudar, qué significa?

Ayudar es un arte. Como todo arte, es necesario conocerlo, se lo puede aprender y practicar.


La ayuda como compensación


Como seres humanos dependemos de la ayuda de otros. Solo así nos podemos desarrollar. También necesitamos ayudar a otros. Quien no es necesitado, quien no puede ayudar a otros, se aisla y atrofia. El ayudar entonces, no solo sirve a los otros, sino a nosotros mismos. En regla general la ayuda es recíproca, p.ej. en una pareja; y se regula según la necesidad de compensación. Quien recibió de otros lo que desea o necesita, quiere retribuir, es decir quiere dar y con este acto compensar la ayuda recibida.


A veces nos sentimos limitados en la compensación, por ejemplo frente a nuestros padres. Lo que ellos nos regalaron, es demasiado grande, como para poder encontrar una compensación en el dar. A ellos solo podemos darles el reconocimiento por el regalo recibido y el agradecimiento desde el corazón. La compensación solo se logra, dando a otros, los cuales a nosotros tampoco nos pueden devolver, pero están dispuestos a pasar lo recibido, por ejemplo a los propios hijos.


Para poder ayudar, primero tenemos que haber recibido y tomado. Solo entonces sentimos la necesidad y la fuerza, de ayudar a otros, especialmente cuando esta ayuda nos exige mucho. Esto presupone, que aquellos, a quienes queremos ayudar y lo que estamos dispuestos y capaces de dar, lo necesiten y quieran recibir. Si no, nuestra ayuda cae en el vacío. En este caso separa en lugar de unir.



Primer orden de la ayuda


El primer orden de la ayuda sería que uno da solamente lo que tiene y solo espera o toma, lo que necesita. El primer desorden de la ayuda comienza allí, donde uno quiere dar lo que no tiene, y el otro quiere tomar, lo que no necesita; o cuando uno espera y exige del otro, lo que éste no puede dar, pues no lo tiene, pero también donde alguien no debe dar algo, pues con este dar le quitaría al otro algo, que solo él debe o puede llevar y puede o debe hacer. El dar y el tomar tiene sus límites. El arte de ayudar consiste en percibir esos límites y someterse a ellos.


Esta forma de ayuda es humilde, renuncia a la exigencia y también al dolor. En las constelaciones familiares se muestra con qué se debe confrontar

tanto el que ayuda como el que pide la ayuda, por ejemplo cuando el constelador renuncia a

la ayuda interrumpiendo la constelación. Tenemos que saber asimismo, que esta humildad y esta renuncia contradicen las formas tradicionales de ayuda verdadera, y el que ayuda de esta manera se expone a reproches y fuertes ataques.



El segundo orden de la ayuda


La ayuda está al servicio de la supervivencia por un lado y del desarrollo y del crecimiento. Pero tanto la supervivencia, el desarrollo y el crecimiento dependen de circunstancias especiales, externas e internas. Muchas circunstancias externas están predeterminadas y no son cambiables, por ej. una enfermedad hereditaria o también consecuencias de acontecimientos y de culpa. Si la ayuda no toma en cuenta estas circunstancias externas o las niega, la ayuda está condenada al fracaso. Sucede lo mismo con los acontecimientos de orden interno, por ej. la implicancia en el destino de otros en una familia y el amor ciego.


Para muchos “ayudadores“ parece difícil soportar el destino del otro y lo quieren cambiar. Pero no porque el otro lo necesita o lo quiere, sino porque ellos mismos lo aguantan con dificultad. Cuando el otro permite la ayuda, no es porque lo necesita, sino porque le quiere ayudar al “ayudador“. Entonces este ayudar se convierte en tomar y el recibir ayuda, en dar.


El segundo orden de la ayuda sería entonces, que se someta a las circunstancias y solo interfiera apoyando, mientras éstas lo permitan. Esta ayuda es cuidadosa y tiene fuerza.


El desorden sería cuando la ayuda niega u oculta las circunstancias, en lugar de encararlas junto con quien está solicitando la ayuda. Querer ayudar en contra de las circunstancias debilita a ambas partes, al que ayuda y al que necesita la ayuda.




El tercer orden de la ayuda


Muchas personas que ayudan, p.ej. psicoterapeutas y trabajadores sociales, piensan que deben ayudar como padres a sus hijos pequeños. También aquellos que solicitan ayuda, esperan recibir la ayuda como de padres a sus hijos, y asimismo recibir posteriormente de sus terapeutas, lo que aún esperan y exigen de sus padres.


Pero qué sucede cuando los “ayudadores“ responden a estos deseos? Ellos comienzan una larga relación con sus clientes, y se encontrarán en la misma situación que los padres; paso a paso le tienen que poner límites al cliente.


Muchos “ayudadores“ quedan atrapados en la transferencia y contra transferencia del hijo a los padres y de esta manera obstaculizan la despedida de los padres, así como la de ellos mismos. Solamente en situaciones donde el “ayudador“ lleva a cabo un movimiento interrumpido puede ponerse en el lugar de uno de los padres.


El tercer orden de la ayuda sería entonces que un “ayudador“ se enfrente a una persona adulta, que busca ayuda de manera adulta, y que rechace ubicarse en la posición de sus padres.


El desorden aquí sería, permitirle a un adulto pedir ayuda como un niño, tratarlo como un niño y decidir algo, por lo que él mismo debe tomar la responsabilidad y encarar las consecuencias.


En este tercer orden de la ayuda es donde más profundamente se diferencian las constelaciones familiares o los movimientos del alma de la psicoterapia tradicional.



El cuarto orden de la ayuda


El “ayudador“ debe ver a la persona que pide ayuda como parte de un sistema. Solamente de esta manera puede ver lo que necesita y a quién en la familia le debe algo. Así también puede percibir quién en la familia necesita su respeto y su ayuda, y a quién tiene que dirigirse el cliente, para reconocer y dar los pasos decisivos.


Es decir que la empatía del “ayudador“ no tiene que ser personal, sino tiene que

ser sistémica. El “ayudador“ no debe establecer una relación personal con el cliente.



El quinto orden de la ayuda


Las constelaciones familiares unen lo que antes estaba en oposición. En este sentido están al servicio de la reconciliación, especialmente de la reconciliación con los padres.


Solo puede estar al servicio de la reconciliación, quien puede dar en su propia alma un lugar a aquello, que es conflictivo para el cliente o de lo que se queja y lamenta. De esta manera el terapeuta se anticipa, a lo que el cliente aún tiene que realizar.


El quinto orden de la ayuda sería entonces el amor hacia cada persona, tal cual es, aún cuando sea muy distinta. De esta manera le abro mi corazón y


le doy un lugar. Lo que se reconcilia dentro de mi corazón, también puede reconciliarse en el sistema del cliente.

El desorden sería la indiferencia y el juicio sobre otros. El que verdaderamente ayuda, no juzga.




La percepción


A fin de poder actuar de acuerdo con los órdenes de la ayuda, se necesita una percepción especial. Es importante no querer aplicarlos de manera metódica y exacta. El que trata de hacer esto, piensa, en lugar de percibir.


Con la percepción me dirijo hacia una persona, sin querer algo en especial. Esta percepción nace cuando estamos centrados, sin reflexiones, sin intenciones.


La ayuda que nace de la percepción, por lo general es corta. Es concreta, muestra el próximo paso, se retira rápidamente y permite al otro sentirse libre. Es una ayuda como al pasar. Uno se encuentra, se da una indicación, y cada uno sigue su camino. Es humilde.


Se reconoce, la no ayuda, cuándo la ayuda está indicada y cuándo la ayuda daña, cuándo quita fuerzas en lugar de dar apoyo y cuándo la ayuda está al servicio de aliviar la propia necesidad en lugar de la necesidad del otro. 


Bert Hellinger

DE LA DEPRESION AL DESCANSO

Publicado el 31 Ee agosto Ee 2018 a las 6:50 Comments comentarios (0)


DE LA DEPRESIÓN AL PROFUNDO DESCANSO


Cuando necesitamos un descanso profundo y no podemos encontrarlo nos deprimimos.


Todos, en alguna medida estamos ‘deprimidos’, hundidos por nuestro falso yo, exhaustos a nivel del alma a causa de nuestros frustrados intentos de sostener una falsa imagen, de estar en el rol de un personaje que no es quienes somos realmente. Anhelamos dejar de actuar, y ser auténticos nuevamente.


Cuando reprimimos nuestros sentimientos, deseos, impulsos, y anhelos verdaderos empujándolos al inconsciente, viviendo como una fachada en este mundo, al final, nos deprimimos; incluso sentimos que queremos suicidarnos.


La depresión no es un error, en verdad es inteligente. Es un llamado ancestral a descansar, a desacelerar, a salir de la mente y sus miedos y a dirigirnos al cuerpo y sus sentidos.


A dejar ir la imagen.

A “matar” el personaje que hemos estado interpretando, y a ser exactamente como somos.

A dejar de correr.

A tocar nuestras heridas y traumas con gran dulzura.

A empapar conscientemente nuestra experiencia presente con atención amorosa.

A despertar a nuestra brillante rabia, nuestra magnífica aflicción y nuestros increíbles terrores escondidos.

A decir en voz bien alta nuestra verdad.

A hacer nuestro camino.

A seguir adelante con coraje.

¡A dejar de ‘deprimir’ nuestra parte salvaje interna!

A salir de nuestro escondite.

A permitirnos ser vistos.


Mi depresión suicida y mi desesperación terminaron salvando mi vida cientos de veces, empujándome al camino de la sanación. La depresión fue mi único llamado a descubrir la forma más profunda de descanso cósmico dentro mío.


Estoy eternamente agradecido a los dioses del Inframundo.


JEFF FOSTER


NO TE ABANDONES A TI MISMO

Publicado el 17 Ee junio Ee 2018 a las 0:25 Comments comentarios (0)


ROMPIENDO EL CICLO DEL ABANDONO

Puedes sentirte abandonado, sí.

Te puedes sentir solo, alejado del amor, la vida y la calidez.

Otros pueden detonar sentimientos poderosos en ti, sí.

Pero haz a un lado la palabra, el concepto, la historia,

y regresa a la realidad del cuerpo vivo.

¿Cómo se siente ese abandono?

¿Cómo sabes que te han abandonado?

Pon atención a las sensaciones

que surgen ahora en tu vientre, pecho, garganta.

Siente el aleteo, el pulso, la punzada de cada sensación.

Deja que crezcan en intensidad, o que se disipen y se muevan.

Imprégnalas de curiosa, amorosa atención.

Ofréceles un espacio; suavízate alrededor de ellas.

Tienes que respirar en ti mismo ahora, amigo,

porque no hay nadie aquí que pueda respirar por ti,

y no podrían hacerlo, de todos modos.

El sueño del amor ha muerto;

estás despertando a la realidad del amor.

El amor no viene de fuera. Nunca lo hace.

Siempre estuvo dentro de ti. Era tu poder.

Ese fue siempre tu trabajo, amarte a ti mismo,

no mendigar amor, o buscarlo externamente,

o esperarlo, o tratar de aferrarte a él,

sino empaparte con él, momento a momento precioso.

No te abandones a ti mismo cuando te sientas abandonado,

porque hay un dolor que es peor que el abandono:

abandonarte a ti mismo, huir de la presencia.

La culpa no funciona aquí.

Enfócate en ‘el que te ha abandonado’, y te vuelves impotente.

Rompe el ciclo del abandono, ya.

Enfócate en ‘el abandonado’,

en este precioso niño que llevas dentro.

Invita a que tu amorosa atención vaya a

lo profundo de tu vientre, corazón, cabeza.

Respira en el propio suelo.

Siente tu propia vitalidad.

Tú no has sido abandonado.

La vida está aquí. Tú estás aquí.

Y desde aquí, una nueva vida crece.

Y mientras aprendes a no abandonarte a ti mismo,

con el tiempo, atraerás a otros

que tampoco se abandonan a sí mismos;

otros que no te abandonarán.

Porque ahora tú no puedes ser abandonado:

te niegas a abandonarte a ti mismo.

El abandono es una vieja palabra para ti ahora.

Demasiado dramática para tu cuerpo.

Nadie puede abandonarte;

ellos sólo pueden irse a otro lugar, con su dolor.

El abandono es la historia de un amor perdido,

una vieja historia, porque el amor no puede perderse,

sólo puede ser descubierto de nuevo en lo profundo de nosotros.

Eres lo suficientemente valiente

como para estar presente ahora.

Has roto la adicción de toda una vida:

has descubierto la profunda alegría de estar solo.

JEFF FOSTER

Vivir en la plenitud de ser Adulto.

Publicado el 1 Ee junio Ee 2018 a las 15:10 Comments comentarios (0)


El guión de Vida está marcado por las decisiones inconscientes que tomaste de niño, para protegerte y defenderte de lo que te hacia daño. Imitando a alguien que hizo lo mismo antes que tú. Este guion de Vida, oculto para la mente y el intelecto, sigue marcando tu camino, tus relaciones y tu comportamiento a menos que tomes una nueva decisión en tu vida adulta.


Para ello, lo primero es hacerte consciente de cuales son las decisones inconscientes que tomaste de niño, como por ejemplo; "Prefiero no sentir para no sufrir", "Me quedaré con mama siempre, no la dejaré sola", "Mi abuelo le hizo daño a mi abuela, yo no confiaré nunca en un hombre", o "Me quiero ir con mis hermanos que no sobrevivieron", por poner algunos casos.


Estas decisiones inconscientes son la brujula que nos marcan el norte, que nos guian hacia una profecia autocumplidora, en la que acabamos viviendo lo que llevamos grabado en el inconsciente.


Sin embargo, cuando llegamos a la edad adulta, y nos convertimos en personas autonomas tanto economica como emocionalmente, se abre ante nosotros una nueva oportunidad, que es la de ver si nos hacen felices de verdad, cambiar esas decisiones, y actualizar la información guardada.


Como Adulto, tienes el poder, y la capacidad de usar tu energía de la forma más creativa posible.


Si utilizas tu energía en conexión con la Vida, se convierte en fuente de fuerza, amor, nuevas comprensiones, paz interior y enraizamiento con el presente.


¿Que significa ser Adulto?

Vivir en el Yo puedo. Elijo la Alegria. Disfruto de lo que me toca. Asumo mi responsabilidad. Todo está bien. Actúo.


¿Como alimento mi parte Adulta?


  • Alimentando mis emociones primarias, las que me permiten actuar y responder en el presente.
  • Soltando las emociones secundarias, que nos debilitan.
  • Diciendo SI a los desafios y retos que me llegan en el presente
  • Respetando, incluyendo y agradeciendo lo que es, tal como es.
  • Reconociendo lo que nos ha hecho daño, para logarar una reconciliación.
  • Responsabilizandonos del daño que hemos hecho, para dar paso a la reparación.
  • Sintiendo el amor a todo tal como es.

En este movimiento hacia el bienestar, el Amor y la felicidad, está convocado este Taller del 23 de Junio, en Vitoria-Gasteiz. Eres muy bienvenido, si te resuena venir. 

 

Sanar una herida emocional

Publicado el 7 Ee mayo Ee 2018 a las 15:25 Comments comentarios (0)

SANAR UNA HERIDA EMOCIONAL


Adaptación del ejercicio Curación del corazón de GUY CORNEAU


Para resolver dificultades y sufrimientos que han surgido en la relación con una persona.
Tomate mucho tiempo para responder a cada pregunta, para experimentar las respuestas con imágenes y sensaciones.


RECUERDAS A ESTA PERSONA con quien quieres sanar algo. Puede ser una relación actual o pasada, padres, hermanos, amigo, pareja etc. Primero recuerdas lo que te atraía de esta persona, y como fue la historia global de esta relación.


SUS ASPECTOS BENÉFICOS. Ábrete a los beneficios que recibiste de esta relación, piensa en las necesidades que pudiste satisfacer. Sin crítica, sin juicio.


SUS SOMBRAS. Ábrete ahora a los aspectos negativos, insatisfactorios, frustrantes de esta relación. No busques coherencia, ni valoración de tus recuerdos, sólo lo que viviste.


¿CUÁLES SON TUS REACCIONES A ESTAS INSATISFACCIONES? ¿Qué sentimientos provocaron en ti?


¿QUÉ NECESIDADES INSATISFECHAS pueden representar o despertar estos sentimientos? Tomate el tiempo de analizar los sentimientos provocados por las insatisfacciones de la relación.


¿CUÁL PUEDE SER LA HISTORIA DE ESAS NECESIDADES INSATISFECHAS? ¿Desde cuando las llevas en tu vida?


SIENTE TU CUERPO HASTA QUE TE COMUNIQUEN ALGO: deja que estas necesidades frustradas tomen forma dentro de ti. ¿A qué se parecerían si tuvieran consistencia, forma? Contacta con esa forma y pídele que te diga algo. Si no te sale nada de modo espontáneo, imagina la forma que podrían tomar si aceptasen presentarse en uno de tus sueños.


TUS QUEJAS AL COMPAÑERO. Ahora considera tus quejas, lo que te duele de lo que hace o no hace esta persona con respecto a la satisfacción de esas necesidades tuyas. ¿Cuál es la actitud de la otra persona que más te haya hecho sufrir: su frialdad, incomprensión, intolerancia, etc.?
¿NO SERÁ ÉSA TU ACTITUD INTERNA FRENTE A TUS PROPIAS NECESIDADES? No será que en el fondo de ti mismo te haces a ti mismo lo que te duele que te hagan los demás?


ACOGE A TU HERIDA, permite que salga de su escondite, descubre su misión, su belleza, y déjate llevar por la emoción y el agradecimiento ante su belleza.


¿ACEPTAS QUE TIENES UNA PARTE DE RESPONSABILIDAD con respecto a esta parte de ti mismo? ¿Qué cosas concretas puedes hacer para satisfacer tus necesidades? ¿Quieres pedir algo concreto a alguien? ¿Qué te gustaría afirmar, expresar, cambiar o crear para atenderte como lo necesitas, para sanar tu herida?


APAGA ESA ESCENA Y ENTRA EN UN ESPACIO DE AMOR Y COMPASIÓN HACIA TÍ MISMO. Acepta tu vida y tus dificultades, mira la luz y la belleza que están detrás, siente la luz que se expande dentro de ti.


Siente como está luz brillante te llena, te inunda, inunda todo tu cuerpo, toda tu vida, inunda tus necesidades, dando un nuevo relieve a todos los momentos de tu vida, y siente la confianza que tienes, la confianza en la vida como es, en ti, la seguridad de que cada día eres más tú.


PERDONAR

Publicado el 6 Ee mayo Ee 2018 a las 16:30 Comments comentarios (0)

UN MOMENTO PARA PERDONAR


No trates de perdonar.

Perdonar no es un 'hacer'.

Simplemente acepta que este momento es exactamente como es en este momento.

Y el pasado fue como fue.

Acepta tu falta de aceptación en el presente.

Perdona tu incapacidad de perdonar.

Siente tu aliento, las sensaciones en tu cuerpo, la vida que arde con todo su esplendor en ti.


Todos están dando su mejor esfuerzo, incluso cuando parezca que no es así.

Todos están soñando o teniendo una pesadilla, luchando con un dolor que quizás nunca llegues a entender.

No tienes que tolerar sus acciones.

Tal vez tú no seas capaz de despertarlos.

No tiene que gustarte lo que ha sucedido.

 

Simplemente suelta la ilusión

de que pudo haber sido de otra manera.

Tú eres diferente ahora, de todos modos.

No te enfoques en algo

sobre lo que no tienes control.

El pasado es una tierra lejana.

 

Vuelve tu atención a este momento,

Tu fuente de verdadero poder.

Tu lugar de conexión.


Despierta del sueño

De que alguien tiene algún poder

Para quitarte tu paz interior.


Suelta la necesidad de tener la razón.

Abraza la necesidad de ser libre.

Sal de la historia de 'mi vida'.

Reclama el momento.

 

Sé aquí, en tu nueva vida.

Aventúrate en este nuevo día.


Esto es perdonar.


Jeff Foster


18 Mayo. Constelaciones Familiares.

Publicado el 3 Ee mayo Ee 2018 a las 16:10 Comments comentarios (0)

CONSTELACIONES FAMILIARES. SABADO 19 DE MAYO





El mundo existe a nuestro alrededor. Y se mueve ajeno a nuestras expectativas. Sin embargo, cómo nos afecta depende enteramente de nosotros. Es 100% responsabilidad nuestra. Los sentimientos, emociones y sensaciones que nos provoca lo que vemos, y percibimos es totalmente nuestro. El hecho de que las situaciones las sintamos como agradables o desagradables es algo creado por nosotros, en base a nuetsras experiencias previas.


El mundo exterior refleja nuestra vida interior. Por ello, en vez de luchar contra lo externo, ahora podemos usar lo que nos afecta, para comprender nuestro mundo interior y transformarnos aquello que nos genera sufrimiento e infelicidad. La causa del sufrimiento siempre está dentro y por tanto, tenemos poder para cambiarlo.


La calidad de lo que nos afecta es la consecuencia de nuestra actitud interna.


El problema es que a menudo esa actitud es inconsciente, y por ello, desconocida para nuestros propios ojos.

Y ahi es donde empieza la yuda en una constelación.



Nos permite mirar con nuestros propios ojos, cuales son las creencias limitantes, las lealtades a actitudes del pasado que limitan nuestro bienestar. 

Nos muestra hacia donde miramos, hacia que ancestro o hacia que miembro excluido, estamos siendo fieles en nuestra desagracia. 

Y solo cuando somos conscientes de nuestro inconsciente, podemos cambiar. Tomar nuevas decisiones. Mirar hacia el presente. Abrirnos a la Vida, a la Abundancia, al éxito y al buen Amor.


El éxito es energía femenina, y viene dado por las mujeres de nuestro sistema familiar.


El trabajo es energía masculina y viene del lado de los hombres de nuestro sistema familiar.


Cuando hay éxito en el trbajo, decimos que nos sentimos realizados profesionamente, y en esa realización se une la energía femenina y masculina de nuestro sistema familiar.

La creatividad es una cualidad adulta. Requiere de nosotros, dejar de ser niños leales al pasado, para convertirnos en adultos, capaces de asumir las consecuencias de nuestros actos, y capaces de defendernos de las agresiones o las amenazas del presente.

Con la creatividad, nos ponemos al servicio de la Vida. Cada uno a su manera. Cada persona se pone al servicio de la vida, con los recursos y las posibilidades que tiene. Afronatndo los desafios y los retos que surjen en el camino. Sintiendo la fuerza del movimiento de su propio caminar.


Todos estos temas y los que vayan surgiendo, vamos a mirar en este Taller de Constelaciones. El 19 de Mayo en Vitoria Gasteiz.

TALLER CONSTELACIONES FAMILIARES

LA REALIZACIÓN PERSONAL. LA REALIZACION PROFESIONAL. EL DINERO. LA CREATIVIDAD. EL ESTAR AL SERVICIO


HORARIO. 10 A 14 Y DE 16 A 20H


LUGAR: CASTILLO DE QUEJANA Nº9. OFICINA 15.

Información e Inscripciones: 659.42.59.01 (Violeta)

Inversión: 75€

Facilita: Beatriz Buesa. Psicologa. Terapeuta Transpersonal. Acompañando con la Terapia procesos de crecimiento personal desde hace 20 años.





Taller 21 de Abril. Las fuerzas del Amor. En Amurrio

Publicado el 7 Ee abril Ee 2018 a las 14:40 Comments comentarios (0)



¿CUÁLES SON LOS ÓRDENES DEL AMOR?


Todos los miembros de una familia tienen derecho a pertenecer y ser parte: cada persona que ha pertenecido a un sistema, indiferentemente de lo que hizo o dejó de hacer tiene derecho a pertenecer. Cuando se le excluye, alguien más adelante se ve en la necesidad de representarlo con su propia vida.


El que llegó primero tiene prioridad: Las parejas anteriores tienen una fuerza especial y deben ser vistas y reconocidas por los miembros posteriores. La relación de los padres tiene prioridad sobre los hijos, ya que gracias a esa unión fue posible la llegada de los hijos.


Ante los padres los hijos siempre serán los pequeños y esto no significa que hay que hacer todo lo que dicen los padres sino que se debe honrar y respetar a los padres, tal y como son.


Equilibrio entre dar y recibir: En toda relación entre iguales debe existir un equilibrio entre el dar y recibir. Dicho equilibrio no se cumple con los padres, debido a que estos nos regalan lo más grande que se tiene “la vida” y esto no puede ser devuelto...sino que se tiene que tomar con todo nuestro corazón y pasarlo hacia adelante, hacia nuestros propios hijos o proyectos.


Agradecer todo tal y como es: Cuando con humildad te inclinas ante la vida, respetando y agradeciendo todo lo que viene...la misma vida te bendice con mucho más...porque vives sin expectativas, ni exigencias.


Cuando empiezas a comprender y aplicar los órdenes del amor en tu diario vivir, empiezas a estar en sintonía con la vida, porque dejas espacio para la armonía en tus relaciones ocupando el lugar que te corresponde y dando lugar a todos los que forman parte, sin emitir juicio. Sólo ésto proporciona la paz y la sabiduría en tu corazón.


En un Taller de Constelaciones Familiares, se abre un espacio seguro, donde poder comprender las dinamicas ocultas que llevamos en nuestro inconsciente y cual es la salida sana en cada momento.

Tanto si es la primera ve, como si has trabajado con esta tecnica en otras ocasiones, esta es una buena oportunidad para dar un paso hacia algo nuevo en tu vida. Te esperamos.


Rss_feed