Beatriz Buesa
Col. Nº AA00452

Cita previa
637.868.811

Psicología 
Transpersonal. 
Beatriz Buesa

La felicidad no está en el cielo, está en el corazón (Buda)

Blog

EL BUEN AMOR

Publicado el 29 Ee enero Ee 2019 a las 9:50

LA PAREJA. EL BUEN AMOR.




Lograr el amor en pareja, sentir la intimidad con otro ser humano, ese espacio donde dos personas se aceptan tal y como son, implica consciencia, responsabilidad y crecimiento.


Desde la visión sistémica, cuando se une una pareja no sólo se juntan dos personas, sino que se unen dos sistemas.

 

Dos familias con su historia particular, cimentada en hechos y vicisitudes particulares, y que cada uno conserva unas lealtades más o menos camufladas a sus orígenes.


1.LA PAREJA COMO FUSION DE LO FEMENINO Y LO MASCULINO

LA LEY DE LA PERTENENCIA


La fuerza de la pareja viene de la fusión de los opuestos: la fusión masculino – femenino. En la pareja homosexual la fuerza viene de la fusión entre dos personas distintas, y cuanto más han integrado cada uno su parte masculina y su parte femenina, más fuerza tendrá esa pareja.


Previamente a la entrega a la pareja, cada persona es el resultado de una fusión anterior: es el fruto de la fusión de su padre con su madre. Y esta fusión la vive como fusión entre su parte masculina y su parte femenina. Toda persona encuentra su mayor fuerza en la fusión interior de lo masculino con lo femenino, que llega al tomar incondicionalmente y por igual al padre y a la madre. Sin preferencias. Sin opiniones. Sin peros y sin condiciones.


Cuando la persona ama y respeta por igual a sus dos partes es cuando está al máximo de su fuerza y realización, y cuando más puede aportar a la pareja.


Gracias a la convivencia y al intercambio afectivo entre los dos miembros de la pareja se puede desarrollar la intimidad, el estado más evolucionado de las relaciones entre dos adultos.




Para que pueda darse la intimidad en la pareja, es necesario que ambos conyugues hayan podido tomar y se hayan podido luego separar de sus padres, que sean independientes de ellos afectivamente para poder necesitar a otra persona. Así los dos podrán crear un vínculo entre ellos, más importante que él que tenía con sus padres. Cada uno tiene que poder decir a sus padres “mi pareja, para mí, ahora es más importante que tú”.


Para tener una buena valoración de la pareja, es esencial ver a los padres como una unidad, al igual que lo fueron en el momento existencial en el que fuimos concebidos. Más grandes que nosotros e iguales entre ellos, sin tener preferencia ni posicionarse con uno o con otro.



Cada miembro de la pareja entonces, puede tomar la fuerza de sus raices. Lo femenino, toma su capacidad amorosa y su mayor expansión vital de la buena conexión con la madre. Y lo masculino, toma su presencia plena y su mayor fuerza de la buena conexión con el padre. 


El hombre renuncia a su madre, la mujer renuncia a su padre, para poder necesitar a la pareja.


El hombre que se queda en la zona de influencia de la madre no tiene respeto por las mujeres. La mujer que se queda en la zona de influencia del padre no tiene respeto por los hombres. Permanecen adolescentes, con sus sentimientos de omnipotencia y de desvalorización a todos los demás.


Una frase muy conocida de Bert Hellinger es: “El mejor matrimonio, la mejor unión, se da cuando se casan la hija de la madre y el hijo del padre”.


Una pareja no nos puede hacer felices, pero si nos puede hacer más conscientes. Y si usamos esa consciencia, para sanar y rectificar los patrones y las creencias erroneas, entonces la pareja está al servicio del crecimiento y de la Vida. 


Lo más importante aqui no es tener o no tener pareja, sino poder "ser pareja", poder ocupar un lugar de sentir un amor abierto, generoso, consciente. 


A menudo las dificultades para tener pareja, expresan un desorden en cuanto a que no ocupamos el lugar que nos corresponde. Bien porque o hemos dejado todavia a la familia de origen, o estamos intrincados en algun asunto de lealtades invisibles, o guardamos un rencor o resentimieno hacia la "posible" pareja. Expresa alguna intrincación sistémica, que requiere ser comprendida para ser resuelta.




De lo que se trata, en cualquier caso, es de llegar al buen amor. Éste se reconoce porque nos sentimos reales, abiertos, respetuosos y somos más y más felices. Bert Hellinger señala tres componentes de la dicha en la pareja, en forma de “palabras simbólicas concentradas”. Serían tres expresiones “mágicas” que abren las puertas de la felicidad en la pareja: “sí”, “gracias” y “por favor”.

 

Sí, te quiero y te tomo tal y como eres,

Gracias por ser como eres, gracias por todo lo que me has dado,

Por favor, te necesito.


2.LA PAREJA SUSTENTADA EN EL RESPETO A LOS ANTERIORES


La salud de las nuevas parejas que entran en nuestra vida, se alimentan de haber cerrado bien las relaciones anteriores. Si uno no honra ni respeta a su pareja anterior, es dificil, que la nueva pareja pueda sentirse real y profundamente valorada y respetada.


Por ello, el pasado necesita estar sanado, para estar disponibles para el nuevo presente.

Nuestras relaciones anteriores y las relaciones que hayan tenido nuestra madre y nuestro padre, anteriores a la union entre ambos, tambien son especialmente importantes para el orden de nuestra alma.


Un proceso de duelo o ruptura concluye…

… cuando reencontramos la paz y la alegría y mirando atrás logramos apreciar y agradecer lo que vivimos y aprendimos en esa relación y podemos darle internamente las gracias a la que fue nuestra pareja por todo lo que fue posible y lo que nos aportó.

… cuando podamos darle el reconocimiento que merece como una relación importante para nuestra vida.

… cuando podamos reconocer el amor que hubo y guardarlo como un regalo.

… cuando somos capaces de dejar libre al otro y desearle lo mejor y hacernos nosotros libres y también desearnos lo mejor.



El 23 de Febrero, un nuevo Taller de Constelaciones Familares, va a permitirnos mirar, comprender y resolver lo que esté pendiente y dificulté la buena salud en tus relaciones de pareja.


En el Taller habrá visualizaciones, dinámicas y constlaciones, que nos permitiran recibir la información esencial en este momento, para dar un paso hacia más amor y más fuerza.



Temas que se pueden constelar o mirar en las Constelaciones Familiares


  • Quiero tener pareja y no hay forma
  • Las parejas no se quedan conmigo durante mucho tiempo
  • Tengo celos del ex- de mi pareja
  • No quiero dar libertad a mi pareja
  • Mi marido compite y rivaliza con los hijos que tuve con mi ex-
  • Vivo constantes conflcitos con mi pareja.

 

Puedes constelar otros temas, además de los relacionados con la pareja.


Para reservar tu plaza, puedes llamar al 659.42.59.01 (Violeta)



Categorías: Ninguna

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

0 comentarios